Antiguamente, allá por el S. XVIII, comer aceitunas rellenas era sólo un lujo para los ricos, ya que, el proceso de elaboración era artesanal. Es decir, se rellenaban manualmente una por una y no todos podían pagarse una tapita como lo hacemos hoy.

Su voto: Nada Promedio: 5 (2 votos)